miércoles, 20 de marzo de 2013

DESPEDIDA



Hoy escribo para acompañar a una amiga en su dolor, en la que seguramente sea la más dura de las despedidas....

Hay un momento para la tristeza, un tiempo necesario  para intentar asumir un cambio brusco en la vida, originado por la ausencia física de un ser querido, y tiene que haber un espacio privado para lamerse las heridas...
Es el tributo que tenemos que pagar por tener relaciones felices.

Así con todo, pese a la pena negra que tiñe el alma, nos queda el consuelo sentirnos privilegiados, por haber sido nosotros los que hayamos compartido sus vidas, sus lecciones magistrales, sus caricias y sus sonrisas.

Formarán parte de nuestras vidas por siempre y vivirán a través de nosotros,  porque el espacio físico no es ningún límite para el amor...

Y a donde vayamos irán.. hasta el último de nuestros días.

Un abrazo fuerte.




2 comentarios:

  1. pelos de punta! Abrazo a tu amiga y a ti. De otra amiga (; Natalia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo recibo y lo doy con cariño. Gracias Natalia..

      Eliminar