sábado, 16 de febrero de 2019

SUPERNOVA



Pasa el tiempo de esa manera suya tan caprichosa y arbitraria con la que estira algunos días, haciéndolos avanzar en lenta procesión… y con la que junta otros, transformando meses en instantes.

Y seguimos intentando aceptar, digerir y transformar tu ausencia... intentando buscar un sentido y una perspectiva amplia a la vida para que quepan situaciones imprevisibles, injustas y crueles.

Sin rompernos.

Me aferro a esa bella idea de Thich Nhat Hanh que dice que no se puede pasar de "Ser" a "No ser". Supongo que por aquello de que la energía ni se crea ni se destruye...
(Ver el enlace abajo)

Así que agudizo mis sentidos para identificarte a través de esas nuevas formas en las que te conviertes... y sé que será fácil, porque nada ni nadie podrá ocultar la luz con la que siempre has brillado.

Va a ser imposible no reconocerte.


https://youtu.be/wgbWiYXfbKE




viernes, 8 de febrero de 2019

REFUGIOS




Todos tenemos un repertorio variado de acontecimientos personales grabados en nuestra memoria emocional. A mayor impacto (positivo o negativo),  mayor nitidez y mayor lujo de detalles asociados.
Lógicamente, por una simple cuestión probabilística, cuando mayores nos hacemos, más huellas de este tipo almacenamos, con todas las asociaciones conscientes e inconscientes que conllevan.

Si por ejemplo una persona sufre un aparatoso accidente de tráfico, quedarán guardados junto con la emoción de miedo intenso: el lugar del siniestro, la fecha del mismo, el modelo del coche... y un montón de detalles más, relativos a ese episodio.
Tanto, que en su ausencia pueden provocar ecos de dicha emoción, de modo que volver a pasar por ese mismo lugar, ver o escuchar hablar de un accidente... puede reactivar ese miedo al instante.

Y lo mismo sucede con los acontecimientos positivos. Un lugar donde fuimos felices, personas con las que compartimos momentos intensos de alegría, emoción, amor... se quedan vinculados a un montón de detalles  y volverán esas emociones en forma de recuerdo, cuando un estímulo los rescate del sitio donde se encuentran guardados.

Ante eso estamos indefensos. Para bien y para mal, la mente los graba y no podemos hacer mucho para evitarlo.

Pero tenemos un arma muy poderosa también: podemos crearlos. Sin necesidad de que sean intensos, solo haciéndolos conscientes.

Podemos seleccionar momentos diarios de tranquilidad, de calma, podemos sentirlos y grabarlos.  Y recurrir a ellos cuando lo necesitemos.

Hubo un tiempo de mi vida en que para acudir a clase debía atravesar cada día la Plaza Mayor de Salamanca, y lo hacía centrada en mis asuntos y mis quehaceres cotidianos, hasta que un día fui consciente de la temporalidad, del privilegio de mi entorno, de la necesidad de atesorar ese instante... y grabé cada paso en mi mente, grabé la sensación de que no estaba de paso, sino que yo poseía el momento.

Han pasado muchos años y ahí lo tengo, nítido, a mi disposición, para trasportarme en un segundo a ese lugar, a ese tiempo.
Junto con otros...  un paseo al lado de la playa, un libro concreto, un banco al sol, una canción especial...

Podemos encontrar tranquilidad en nosotros mismos cuando queramos, solo tenemos que grabar instantes, cerrar los ojos... y aprender a buscarlos.



viernes, 1 de febrero de 2019

EL OTRO HOGAR



Siempre me ha parecido que una de las manifestaciones mas bonitas del amor, es la amistad.

De los hijos y de los familiares, se encarga el instinto, con intención de perpetuar la especie y proteger la manada, así que generalmente, no tenemos que hacer grandes esfuerzos para que fluya el cariño de forma natural.

El de pareja, edulcorado  con distintas dosis de romanticismo,  encubre un juego sutil de variadas necesidades mutuas que ambos van intentando cubrir, convirtiéndose muchas veces en un intercambio funcional de intereses cruzados y no siempre conscientes:
Tú me proteges y yo te cuido,
tú me valoras y yo te hago sentir especial,
tú me das cariño y yo te devuelvo seguridad,
tú me das pasión y yo te evito el miedo a la soledad,
tú me das... yo te doy.... combinaciones y permutaciones de elementos tomados de dos en dos.
Que dicho sea de paso, a veces dan resultados sanos y muy bonitos.

Pero otra cosa es la amistad.
En su forma más elevada.
Una vez liberados de atracciones, pulsiones, intereses e instintos... se crea un espacio limpio y  puro, entre dos o más personas para que se desarrollen y se expresen tal cual son. En el que todas se nutren simplemente, compartiendo y siendo.
Donde huele a hogar.
Donde no se espera nada, más que disfrutar de que el amigo está. Y si no está, no importa el motivo, porque es un lugar donde se respetan y se entienden los ritmos, los distintos tiempos, circunstancias o  etapas vitales, y donde siempre se celebra el regreso. Sea cuando sea.

Seguramente encubra la más bonita de las necesidades humanas:
la necesidad de amar... sin necesidad de ser amado.

viernes, 18 de enero de 2019

PAREJAS SANAS




Las personas que tienen muchas o muy intensas necesidades, del tipo que sean: afectivas, sexuales, de reconocimiento, financieras o familiares... inevitablemente dejan muy pocas opciones a sus parejas:
- o se las cubren invirtiendo un montón de tiempo, energía, esfuerzo o dinero...
- o sospechan que las conseguirán en otro lado, generándoles una inseguridad perpetua. 

Quizás desde el poliamor sea más fácil satisfacer un mayor número de necesidades... parece claro que eligiendo piezas de muchos puzles, completas antes el tuyo. No es la opción que yo elegiría para mantener un equilibrio personal o familiar, pero nada que objetar a la libre y consensuada decisión entre personas adultas y maduras que así deseen vivir su afectividad y su sexualidad.

Si lo que quieres es construir una relación  monógama y sana de pareja, entonces huye de las personas con necesidades elevadas, que no se complementan a sí mismas,  que siempre van a esperar más de ti y a desear más. Que te fagocitan. 

Si deseas tener y ser pareja, busca personas autosuficientes, que sepan y les guste generar bienestar por si mismos, sin muchas luchas internas que les obliguen a autocontrolarse constantemente, o a frustrarse por no obtener afuera lo que necesitan dentro. Que no sean esclavos de sus deseos, que se quieran y quieran compartir tiempo, intimidad y experiencias contigo. Sin agobios. Sin presiones. Solo por enriquecer aún más sus vidas. Y por colaborar a enriquecer la tuya. 
Así, garantizas la calidad del tiempo y del espacio que compartiréis juntos y también la tranquilidad cuando no lo estéis. Porque no tendrán cabida las inseguridades, ni las presiones internas por cubrir necesidades ajenas. 

Y trabaja en ti, para convertirte en una persona completa y sana. Y ofrecer lo mismo. 

Uno debe rebajar las suyas propias, si quiere darse a los demás, de lo contrario solo puede generar relaciones de conveniencia basadas en recibir cada vez más y más...

Porque también hay que saber y aceptar que hay personas y momentos que NO son para tener pareja.
Sino para trabajar en uno mismo.



martes, 1 de enero de 2019

LA ECUACIÓN DE DIRAC


(∂ + m) Ψ = 0

Ésta es la ecuación de Dirac, con ella se describe el fenómeno del entrelazamiento cuántico, que en la práctica quiere decir que: 
"Si dos sistemas interactúan uno con el otro durante un cierto período de tiempo y luego se separan, lo podemos describir como dos sistemas separados, pero de alguna manera sutil están convertidos en un solo sistema. Aunque se separen y estén a millones de kilómetros de distancia o a años luz, se siguen influyendo entre ellos".

A esto se le llama entrelazamiento cuántico o conexión cuántica:
"Dos partículas que en algún momento o de algún modo estuvieron relacionadas o unidas, siguen estando de algún modo relacionadas. No importa la distancia que haya entre ambas, aunque se encuentren en extremos opuestos del universo, la conexión entre ellas es instantánea."

Dejando a un lado la compleja explicación física, me interesa la licencia "romántica" del proceso, me gusta pensar que es así la huella que dejamos las personas unas en otras cuando compartimos experiencias, momentos y emociones... quiero creer que salimos trasformados da cada relación significativa y que cuando el tiempo y el espacio nos separa, de algún modo continúa la conexión, haciendo que nuestras vidas queden unidas en algún nivel profundo, donde se palpita al mismo ritmo. 

Ya lo decía la canción.
"Yo estoy hecho, de pedacitos de ti".

https://youtu.be/zvisX51IXZo

https://youtu.be/NPljHN0TTLk

https://www.google.es/amp/s/www.abc.es/ciencia/abci-logran-primera-entrelazamiento-cuantico-objetos-macroscopicos-201804290058_noticia_amp.html

sábado, 22 de diciembre de 2018

"EL MAL"



Desde la Psicología no se entiende la maldad como una finalidad en sí misma.

Es solo la antesala de la ignorancia. De una distorsión de la realidad. De la creencia errónea de como deberían ser las cosas. De la rigidez mental. De una anomalía. De un trastorno. De una búsqueda patológica de reconocimiento. Del egoísmo peor entendido. De un daño emocional con impacto irreversible. De complejos profundos... o de una suma de todo ello.

Es funcional. Existe como medio para conseguir un fin, y no siempre es consciente.

Muchos más motivos ambientales que genéticos determinan nuestros comportamientos, desde los más filantrópicos, hasta los más viles...  pasando por toda la gama que media entre ambos. Porque somos potencialidades, para bien y para mal.

Necesitamos las experiencias, los aprendizajes, las condiciones que favorecen nuestro desarrollo afectivo sano o por el contrario, nuestra involución hacia otras especies inferiores.

Lo que está claro es que las personas sanas, equilibradas, con una vida y unas relaciones satisfactorias, difícilmente encontrarán tiempo para practicar el mal en cualquiera de sus manifestaciones, de lo que se puede deducir que algo falla en aquellas que lo practican y que son más dignas de lástima que de odio... porque no encontrarán la paz atrapados en su miseria.

El ojo por ojo nos convierte en aquello que rechazamos.

La compasión es la respuesta.









viernes, 14 de diciembre de 2018

EGO



Cuando salimos del modo automático en el que de manera inconsciente vivimos... y abrimos los ojos a la vida, generalmente después de un sufrimiento sostenido en el tiempo, empezamos un viaje de no retorno (y sospecho que sin fin)  en el que comenzamos a asumir nuestras propias responsabilidades y sus consecuencias.

Empezamos a dejar de culpar a los demás, a dejar de compararnos, de identificarnos con nuestro discurso interno, de apegarnos a nuestros pensamientos, a nuestras creencias.. empezamos de este modo a quitar las sólidas capas que nuestro ego había construido para protegernos, identificarnos y diferenciarnos, cuando éramos pequeños, dependientes y vulnerables... y empezamos a descubrir nuestra verdadera esencia, esa que de algún modo estaba sepultada debajo.

Es un duro y gratificante trabajo  en el que descubrimos que para entender a las personas que nos rodean y especialmente para AMARLAS hay que transcender la idea del bien y del mal, que con tanto esmero el ego nos había construido y con la que a la ligera clasifica personas, situaciones y comportamientos.

Ir más allá de los juicios, descubrir las causas, los motivos, las necesidades que encubren... aceptar el nivel que cada persona tiene en el proceso de autoconocimiento, sus resistencias, sus miedos... porque es la única forma de conectar con los demás y la única de llegar a nosotros mismos.

De lo contrario, quedaremos siempre en la superficie, seguramente lamentándonos de que los otros y la vida, no son como habíamos soñado.


"Más allá de las ideas de hacer el mal o hacer el bien, hay un prado.
Ahí te espero.
Cuando el alma se acuesta en esa pradera el mundo está demasiado completo para hablar de él.
Las ideas, el lenguaje, aún la frase uno y otro dejan de tener sentido".

Rumi.


Despierten y disfruten:

https://youtu.be/A4iCKVdddE4