lunes, 18 de noviembre de 2013

A BUEN RECAUDO



Hay momentos en la vida donde los seres queridos están, y están sanos, y donde la economía te da un respiro.
Si no disfrutas de ellos, o tienes un problema.... o lo eres. O ambas cosas.
Porque las circunstancias acabarán cambiando.

Se escucha con frecuencia la frase de:  "¿Por qué a mí?"
De todas las cosas que podían pasarnos, y que padecen otros, nos ocurrirán sólo unas pocas y no solemos decir: "¿por qué no a mi?"

¿Y por qué han de pasarles a los demás y no a nosotros?

Precisamente por eso, porque entra dentro de lo posible y sin embargo puede que no nos ocurra nunca, o al menos no por ahora..  es por lo que hay que intensificar  y retener esos momentos especiales donde todo parece ir bien, y se alinean los astros.
Y porque puede que los necesitemos algún día.

Grábalos! guarda abrazos, caricias, risas, complicidad, silencios... retén los besos, haz acopio de mimos, confidencias, miradas furtivas y palabras sabias... colócalos en un sitio seguro, blindado contra el desaliento.

Y estarás preparado para afrontar lo que sea que pueda pasar..


2 comentarios: