domingo, 23 de diciembre de 2012

NAVIDAD




Parece que estas fiestas no dejan indiferente a nadie.

Pueden transportarte a algún lugar de la infancia donde viven la ilusión, la magia y la inocencia....
o pueden sacarte lo peor que llevas dentro y convertirte en una especie de paria errante en busca de algún lugar sin espumillón y villancicos...

Lo cierto es que se aman y repudian a partes iguales.

Entiendo que la ausencia reciente de algún ser querido pueda trastocar hasta el más idílico de los planes navideños, pero quizás la presencia de otras personas queridas sea suficiente motivo para celebrar el hecho de estar juntos.

Porque habrá un día que no lo estaremos, precisamente por eso hay que celebrarlo...

Porque AHORA lo estamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario